$0
0 artículos en el carro de compra

Preguntas Frecuentes

¿Qué es un saco de dormir de bebe?
Los sacos de dormir de bebe han sido diseñados como reemplazo de las tradicionales sábanas o frazadas. Ayudan a que el bebe mantenga la temperatura corporal correcta, sin el problema de las sábanas tradicionales que se enredan y son sacadas por los pies de los bebés. Se colocan sobre el pijama y una vez abrochados es imposible que el niño/niña accidentalmente se cubra la cabeza. Su popularidad se ha extendido por todo el mundo, siendo utilizadas por casi todos los bebes en Norte América y Europa al descubrir las ventajas que estos sacos proporcionan, al ser más cómodos y seguros que otras prendas de cama para bebés.

¿Mi bebé pasará frío al tener los brazos descubiertos?
Puedes usar saco de dormir con o sin mangas, de las dos maneras tu bebé mantendrá la temperatura adecuada, dependiendo del Tog (grosor del saco) y la temperatura de la habitación. Los bebés más pequeños, generalmente tienen las manos relativamente frías, lo que es normal debido a su sistema circulatorio todavía en desarrollo. Una manera rápida y eficaz de comprobar que tu bebe no tenga demasiado frío o calor es tocar la piel de la nuca

Es importante seguir las instrucciones incluidas en el apartado sobre los “Togs” junto con el tipo de ropa recomendada según la temperatura de la habitación.

¿Es posible usar los sacos de dormir de bebes durante todo el año?
El clima en Chile puede ser variado dependiendo de dónde se viva y en qué estación del año nos encontremos. Los sacos de dormir Slumbersac vienen en 5 grados de abrigo (Tog) diferentes para adaptarse a cualquier temperatura (meses calurosos, templados y fríos). Aquí en Santiago, por ejemplo, tenemos días de mucho calor en verano y nuestros hijos duermen tan solo con el pañal y el saco de dormir de tog 0.2 que es del grosor de una sábana.

¿Cuál es la temperatura ambiente ideal para que mi bebé duerma?
Es natural que queramos que nuestro bebé duerma calentito en los meses de invierno, pero es importante que no la sobre abriguemos. El sobrecalentamiento está asociado con un mayor riesgo de muerte súbita infantil. La temperatura más segura para que duerman los bebés es entre los 18 y 20 grados centígrados. El sueño llega con un descenso de la temperatura del cuerpo, y ésta es la razón por la que un baño antes de dormir ayuda a tu hijo a dormirse antes. El baño lo deja calentito y cómodo, y luego la temperatura más fría hace que su temperatura corporal baje, lo que le provoca el sueño.

¿Cuánto necesita dormir mi bebé y por qué es tan importante?
Dormir bien es fundamental para la salud de tu bebé y para su crecimiento. Los bebés que duermen lo suficiente son menos propensos a desarrollar problemas de comportamiento e irritabilidad. A continuación encuentra una tabla con pautas generales sobre la cantidad de horas que necesita dormir tu hijo dependiendo de la edad. Estos valores son sólo referenciales, ya que algunos bebés pueden necesitar más o menos horas de sueño.

Edad Sueño nocturno Sueño diurno * Sueño total
1 mes 8 8 (no son
seguidas)
16
3 meses 10 5 (3) 15
6 meses 11 3 1/4 (2) 14 1/4
9 meses 11 3 (2) 14
12 meses 11 1/4 2 1/2 (2) 13 3/4
18 meses 11 1/4 2 1/4 (1) 13 1/2
2 años 11 2 (1) 13
3 años 10 1/2 1 1/2 (1) 12
*Número de siestas entre paréntesis


¿Por qué los pediatras recomiendan los sacos de dormir de bebés para prevenir el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante (SMSL)?
El SMSL es un síndrome que causa la muerte súbita de un bebé mientras duerme. Es un síndrome del que si bien no se saben exactamente las causas, existen varias recomendaciones que los padres pueden seguir para prevenirla (Mayor información en Dulces Sueños).
Cualquier tipo de sábana, frazada o cobertor en la cuna de un bebe aumenta el riesgo de sofocación y el SMSL. Los pediatras están de acuerdo por una buena razón, aparte del riesgo de asfixia, estas pueden cubrir la cara del bebé y causar la re-respiración del mismo aire una y otra vez, incrementando la inhalación de dióxido de carbono y por ende el riesgo de SMSL.
Los padres también deben considerar el tamaño del saco de dormir. Este debe ser lo suficientemente largo para que el bebé esté cómodo, pero con precaución y siguiendo la guía de tallas, asegurándose de que no sea tan grande que pueda caerse dentro de éste.
El grosor del saco de dormir también debe ser considerado, si bien los padres no quieren que su bebé pase frío, el sobrecalentamiento también es un factor de riesgo de SMSL. En el invierno o cuando se usa aire acondicionado, un saco de dormir más grueso (Tog 2,5/ 1) puede ser suficiente cuando es usado con un pijama de algodón. En los meses de verano, un saco de dormir liviano (Tog 0,2) sería más apropiado.

Por último, los sacos de dormir facilitan que los bebés duerman boca arriba y no se den vuelta, siendo esta la posición más segura para prevenir el riesgo de SMSL. Gracias a esto, se ha logrado disminuir en más de un 50% la prevalencia de este síndrome en USA (Asociación Americana de Pediatría).